Cáncer colorrectal · Endoscopia San Gerónimo.

Cáncer colorrectal: signos y síntomas

¿Qué es el cáncer colorrectal?

Colon · Cáncer colorrectal · Endoscopia San Gerónimo.

El colon –o intestino grueso– es el tramo final del tracto digestivo, y se extiende entre el intestino delgado y el recto.

El cáncer colorrectal, también referido como cáncer de colon, es un tipo de cáncer que se desarrolla sobre el tracto final del aparato digestivo –intestino grueso– en el colon o recto.

El sistema digestivo procesa los alimentos para obtener energía y librar al cuerpo de desechos sólidos producto del metabolismo; esta última tarea se efectúa en el tramo colon-recto.

El cáncer colorrectal se desarrolla lentamente durante un período que suele abarcar muchos años; antes del cáncer en sí, el trastorno por lo general comienza como un pólipo no canceroso.

Cualquier tipo de neoplasia del colon, recto o apéndice es considerada cancerosa; muchos de los casos de cáncer colorrectal se originan en uno o más pólipos adenomatosos en el colon.

Los pólipos son crecimientos anormales del tejido que recubre las paredes del colon o el recto. Un tipo específico de pólipo –el llamado adenoma– tiene el mayor riesgo de convertirse en un cáncer.

Estos crecimientos celulares en forma de hongo son usualmente benignos, pero de vez en cuando se vuelven cancerosos con el tiempo.

El servicio de Endoscopia San Gerónimo (ESG) cuenta con la última tecnología y los más avanzados procedimientos médicos para la prevención y detección temprana del cáncer de colon y el tratamiento de pólipos adenomatosos de la región de Santa Fe.

Una vez detectado un cáncer colorrectal (o cuando existe la sospecha de su existencia) es fundamental conocer en qué etapa de desarrollo se encuentra; esto permite saber si se ha diseminado desde el emplazamiento original a otras partes del cuerpo o no, y así determinar y planificar el mejor tratamiento.

Números clave del cáncer colorrectal

El cáncer colorrectal es el tercer cáncer más común diagnosticado en hombres y en mujeres, con excepción de los cánceres de piel, de las primeras décadas del siglo 21.

Sólo en 2015 se produjeron más de 640 mil muertes a nivel mundial con un diagnóstico de cáncer de colon.

Es la tercera causa de muertes relacionadas con cáncer (a su vez, el cáncer es la segunda causa de muerte en los países desarrollados), tanto en hombres como en mujeres, y se espera que cause una cantidad alarmante de muertes durante los próximos años.

La buena noticia es que la tasa de mortalidad por cáncer colorrectal ha disminuido enlos últimos años: en 2005, unas 56 milpersonas murieron de cáncer colorrectal sólo en EE.UU., en tanto en 2015 esa cantidad había descendido a menos de 50 mil.

La razón más fundada para esto es que los pólipos ahora son detectados por cribado (screening) antes de que puedan convertirse en cánceres; y en el caso de haberse transformado en cancerosos, la detección se realiza de manera temprana, cuando el cáncer es más fácil de curar, al tiempo que los tratamientos han mejorado de un modo notable.

Hoy en día hay en el mundo millones de sobrevivientes de cáncer colorrectal, y elnúmero sigue en aumento.

El 90% de las personas cuyo cáncer colorrectal se encuentra en una etapa temprana de evolución continúan vivas 5 años después de efectuado el diagnóstico.

Sin embargo, una vez que el cáncer colorrectal se ha propagado a órganos o ganglios linfáticos cercanos, la probabilidad de supervivencia después del diagnóstico es mucho menor.

En la actualidad, sólo el 39% de los cánceres colorrectales se encuentran en etapa inicial, un número que podría incrementarse mediante medidas muy simples.

¿Cómo se manifiesta el cáncer colorrectal?

El cáncer colorrectal a menudo suele estar presente en personas sin síntomas; ésta es la razón por la cual la detección temprana del cáncer colorrectal es tan importante.

Cuando aparecen, los síntomas y signos del carcinoma colorrectal son variables e inespecíficos y, en general, se presentan en fases avanzadas del cáncer.

La edad habitual de desarrollo del cáncer colorrectal es entre los 60 y 80 años de edad en las personas que no se encuentran comprendidas en los grupos de riesgo. 

Sin embargo, existen algunos signos que podrían indicar cáncer colorrectal:

  • Sangre en las heces
  • Heces más estrechas que las normales
  • Dolor abdominal inexplicable
  • Cambio inexplicable en los hábitos intestinales
  • Anemia inexplicable
  • Pérdida de peso inexplicable

Estos síntomas también pueden ser causados ​​por otras enfermedades benignas, tales como hemorroides, inflamación en el colon o síndrome del intestino irritable.

Si se experimenta alguno de estos síntomas por más de unos pocos días, es fundamental recurrir a un especialista gastrointestinal quien realizará la derivación a un endoscopista digestivo calificado.

Cáncer colorrectal · Endoscopia San Gerónimo.

Los factores de riesgo son una dieta baja en fibra y alta en grasa, ciertos tipos de pólipos colónicos, la enfermedad inflamatoria del intestino (EII) –como la enfermedad de Crohn o colitis ulcerativa– y ciertos trastornos hereditarios.

Cáncer colorrectal y riesgo

Factores de riesgo

Ciertas personas están en riesgo mayor que el promedio de desarrollar cáncer colorrectal y deben prestar especial atención a los síntomas; la consulta inmediata se sugiere en los siguientes casos:

  • Historia familiar de cáncer colorrectal
  • Miembros de la familia con otros tipos de cáncer (útero, vejiga, estómago, etc.)
  • Antecedentes de enfermedad inflamatoria intestinal (EII)

Edad

Aunque el cáncer colorrectal puede presentarse a cualquier edad, el 91% de los nuevos casos y el 94% de las muertes por cáncer de colon ocurren en personas mayores de 50 años.

La tasa de incidencia de cáncer de colon es más de 50 veces mayor en las personas de entre 6079 años que en los menores de 40 años.

Género

Con exclusión de los cánceres de piel, el cáncer colorrectal es el tercer cáncer más común diagnosticado en hombres y en mujeres en EE.UU.

La Sociedad Americana del Cáncer (ACS) estimaba que cerca de 140 mil nuevos casos de cáncer colorrectal (75 mil hombres y 65 mil mujeres) habían sido diagnosticados sólo en el año 2014.

El cáncer colorrectal es la tercera causa de muerte por cáncer en hombres y mujeres, y  provoca aproximadamente unas 50 mil muertes (26 mil hombres y 24 mil mujeres) por año en EE.UU.

Causas étnicas

Las tasas de incidencia y mortalidad por cáncer colorrectal son más altas en los hombres y las mujeres afroamericanos que en otras razas.

Los de ascendencia judía de Europa del Este también tienen una tasa más alta de cáncer de colon que los hombres y las mujeres caucásicos.

Sin embargo, debido a la desigualdad socioeconómica, a los miembros de etnias como las indoamericanas e hispanas se les diagnostica cáncer de colon en etapas muy avanzadas, lo que concurre a incrementar la mortalidad en esas poblaciones.

Dieta

Hay evidencias crecientes de que la obesidad está asociada con un mayor riesgo de cáncer colorrectal.

Una dieta compuesta principalmente por alimentos altos en grasa, especialmente de origen animal, puede aumentar el riesgo de cáncer de colon.

Una dieta variada, con mayoría de alimentos de origen vegetal e ingesta limitada de alimentos ricos en grasas saturadas ayuda a proteger a la persona de desarrollar cáncer colorrectal.

Ejercicio físico

Las personas sedentarias o poco activas tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal.

Realizar al menos una actividad moderada durante 30 minutos o más, 5 o más días por semana, reduce el riesgo de contraer cáncer de colon.

Alcohol y tabaquismo

Los estudios muestran que los fumadores son 30 a 40% más propensos que los no fumadores de morir de cáncer colorrectal.

El abuso moderado o fuerte del alcohol también se está relacionado con el cáncer colorrectal.

Antecedentes de enfermedad intestinal

Los antecedentes personales de cáncer de colon o pólipos intestinales, y de enfermedades como la EII –tanto colitis ulcerosa crónica como enfermedad de Crohn– aumentan el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal.

Los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal y la enfermedad hepática específica llamada colangitis esclerosante primaria (CEP) poseen un muy alto riesgo de cáncer colorrectal.

Antecedentes familiares

Las personas con historia familiar de cáncer de colon tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal.

Cualquier persona que tenga un síndrome genético heredado específico, como la poliposis adenomatosa familiar o el cáncer de colon hereditario sin poliposis, incrementa el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal.

Sin embargo, es importante recordar que el 85% de los cánceres colorrectales ocurren en personas sin antecedentes familiares de cáncer de colon.

Screening y detección temprana

El chequeo regular puede ayudar a prevenir el cáncer colorrectal a través del diagnóstico en una etapa temprana y curable, o por medio de la remoción de pólipos precancerosos.

A partir de los 50 años de edad, tanto hombres como mujeres con riesgo promedio no aumentado de desarrollar cáncer colorrectal, deberían realizar una colonoscopia inicial de rutina y luego repetir el procedimiento cada 10 años.

La colonoscopia, realizada por un endoscopista entrenado, gastroenterólogo o cirujano de ESG, es la prueba de detección más eficaz para el cáncer de colon, ya que permite la detección y remoción de pólipos precancerosos antes de que se conviertan en malignos.

Entre los métodos de diagnóstico del cáncer colorrectal se destacan los siguientes procedimientos médicos:

  • Tacto rectal
  • Prueba de sangre oculta en las heces
  • Rectosigmoideoscopia o sigmoidoscopia flexible
  • Proctosigmoidoscopia rígida
  • Colonoscopia
  • Colonoscopia virtual mediante TAC
  • Enema de bario de doble contraste (EBDC)
  • Análisis sanguíneo
  • Marcadores tumorales

Cuando se ha detectado la presencia de un cáncer colorrectal, de inmediato se realizan exploraciones complementarias en todo el organismo para verificar su extensión y la existencia de metástasis en otros órganos.

Hay una serie de estudios que descartan o confirman la propagación del cáncer:

  • Ecografía endorrectal
  • Ecografía intraoperatoria
  • Tomografía axial computadorizada (TAC)
  • Resonancia magnética nuclear (RMN)
  • Radiografía de tórax
  • Tomografía por emisión de positrones (PET/CT)
  • Angiografía
  • Estudios genéticos

El cáncer colorrectal suele diseminarse de maneras diversas:

  • Metástasis por vía directa (por continuidad y a través de la pared intestinal)
  • Metástasis por vía linfática
  • Metástasis por vía hemática
  • Metástasis por siembra peritoneal
  • Metástasis intraluminal por implantación en otros sitios del intestino

Los 5 estadios del cáncer de colon se clasifican en:

  • I: El cáncer es muy incipiente en la capa más interna del intestino.
  • II: El cáncer está en las capas internas del colon.
  • III: El cáncer se ha diseminado a través de la pared muscular del colon.
  • IV: El cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos.
  • V: El cáncer se ha diseminado a otros órganos por fuera del colon.
Cáncer colorrectal: etapas · Endoscopia San Gerónimo.

Etapas de formación y desarrollo de un cáncer colorrectal a partir de un pólipo adenomatoso.

Tratamiento del cáncer colorrectal

El tratamiento del cáncer de colon es más eficaz cuando se lo detecta a tiempo.

La colonoscopia es una prueba de detección única, porque permite extraer pólipos precancerosos durante el procedimiento de screening.

La terapéutica del cáncer colorrectal puede incluir una combinación de cirugía, radiación, inmunoterapia y/o quimioterapia, en la que la cirugía es la primera línea de defensa.

Algunos pacientes también pueden someterse a radioterapia o quimioterapia antes o después de la cirugía.

El tratamiento es generalmente administrado por un médico especialista –oncólogo–, un cirujano y, a veces, un oncólogo de radiación.

Cáncer Colorrectal y tasas de supervivencia

De las personas cuyo cáncer colorrectal se detecta y trata en una fase temprana, 9 de cada 10 sobreviven por lo menos 5 años desde que se les realiza el diagnóstico; muchos pacientes viven más de 5 años después la detección.

Una vez que el cáncer se ha diseminado a órganos o ganglios linfáticos cercanos, en cambio, la tasa de supervivencia es sensiblemente menor.  

Por esta razón es que se insiste en realizar una rectosigmoideoscopia rutinaria cada 5 años y una colonoscopia completa cada 10, a todas aquellas personas sin riesgo aumentado que hayan superado los 50 años de edad.

Las personas incluidas dentro de la población de riesgo, sin embargo, deben realizarse una colonoscopia cada 2 años.

* Información compilada a través de la American Society for Gastrointestinal Endoscopy (ASGE) y la organización subsidiaria Screen for Colon Cancer.

Importante

Esta información tiene como único objetivo proporcionar pautas generales para el público y no ofrece una opinión médica concluyente o definitiva.

Es necesario que cada persona consulte con su médico especialista de confianza acerca de su caso específico.

Publicado en Colon-recto, Diagnóstico, Endoscopia digital, Tratamiento y etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .