ESG: Endoscopia superior en quirófano.

Endoscopia superior

Qué es una endoscopia superior

Endoscopia San Gerónimo: esófago-estómago-duodeno.

Endoscopia superior: estudio del tracto digestivo esófago-estómago-duodeno.

La endoscopia superior, esofago-gastro-duodenoscopia (EGD) o panendoscopia, es un procedimiento médico que se realiza en el servicio de Endoscopia San Gerónimo y permite examinar el revestimiento de la parte alta o inicial del tracto gastrointestinal, que incluye al esófago, el estómago y el duodeno –la primera parte del intestino delgado– para efectuar diagnósticos y eventuales tratamientos.

En la endoscopia superior, el médico gastroenterólogo endoscopista utiliza un tubo delgado y flexible –endoscopio con una cámara de video y una fuente de luz propia (mediante la cual visualiza imágenes en un monitor externo) para explorar el tramo alto del aparato digestivo.

Endoscopia superior diagnóstica

La endoscopia superior ayuda a evaluar los síntomas de dolor abdominal superior, náuseas, vómitos o dificultad para tragar, entre otros; la EGD es la mejor prueba para encontrar la causa del sangrado del tracto gastrointestinal superior; también es mucho más preciso que las placas radiográficas para detectar inflamación, úlceras y tumores del esófago, el estómago y el duodeno.

El especialista puede utilizar a la endoscopia superior para obtener biopsias –pequeñas muestras de tejido celular– que ayudan a distinguir entre formaciones benignas y malignas (cancerosas) que no pueden distinguirse a través de la observación directa.

Las biopsias se realizan por numerosas razones, y es posible que el médico las solicite aunque no tenga ninguna sospecha de presencia de cáncer: por ejemplo, podría utilizarla para descartar la existencia de Helicobacter pylori, una bacteria extremadamente resistente y agresiva que provoca úlceras.

También puede utilizarse la endoscopia superior para realizar una prueba citológica, para la cual se introduce un pequeño cepillo y se recogen las células desprendidas con fines de análisis.

Endoscopia superior terapéutica

La endoscopia superior se utiliza, además de los estudios de evaluación, para tratar los problemas del tracto gastrointestinal superior.

En caso de necesidad, el cirujano puede introducir –a través del endoscopio– diversos instrumentos apropiados para el tratamiento directo de numerosas anormalidades con pocas o ninguna molestia para el paciente: por ejemplo, puede

  • dilatar o ensanchar una zona que se ha estrechado,
  • extraer pólipos (crecimientos celulares generalmente benignos) o
  • detener el sangrado de un vaso.

La endoscopia superior terapéutica es una técnica superlativamente menos invasiva que una cirugía convencional, en la que los riesgos propios de la intervención se reducen al mínimo.

Quirófano para endoscopia superior (EGD) · Endoscopia San Gerónimo, Santa Fe.

La endoscopia superior (EGD) es un procedimiento diagnóstico y terapéutico que se efectúa con la más alta tecnología disponible en la captura y procesamiento de imágenes digitales de alta definición (HD) en un mínimo de tiempo y sin riesgos para el paciente.

Cómo es la preparación para la endoscopia superior

El examen más adecuado, exhaustivo y seguro se logra con el tracto digestivo –en especial el estómago– despejado.

Por lo tanto, el paciente no debe comer o beber nada (ni siquiera agua) durante al menos 6 horas antes del examen.

En el instructivo preparatorio para el estudio se le indica cuándo comenzar el ayuno ya que, según los casos, los tiempos pueden variar.

Es indispensable que el equipo de Endoscopia San Gerónimo conozca con anticipación los medicamentos que toma el paciente, ya sea en forma regular, como ocasional; es posible que deban ajustarse las dosis habituales debido a las particularidades del examen.

También debe informarse sobre cualquier alergia conocida a los medicamentos y anestésicos, así como condiciones médicas precedentes, como enfermedades cardiovasculares o pulmonares.

Cómo proceder con la medicación habitual

Endoscopia San Gerónimo: control de medicamentos antes de la EGD.

Antes de cualquier procedimiento endoscópico, es esencial que el equipo médico de ESG conozca el detalle de los fármacos que consume el paciente.

El paciente que ya recibe fármacos con anterioridad puede seguir con la mayoría de los medicamentos prescriptos como de costumbre; sin embargo, algunos pueden interferir con la preparación previa, o con el mismo estudio.

Es por esto que resulta necesario que se informe al equipo médico de Endoscopia San Gerónimo qué medicamentos ingiere el paciente, en especial:

  • los productos con aspirina o agentes antiplaquetarios,
  • los remedios para la artritis,
  • los anticoagulantes (adelgazantes de la sangre, tales como warfarina o heparina),
  • el clopidogrel (administrado como inhibidor de coágulos en la enfermedad arterial coronaria, la enfermedad vascular periférica, y la enfermedad cerebrovascular)
  • la insulina o
  • los productos con hierro.

Además, es fundamental mencionar siempre las alergias medicamentosas que pudieran preexistir.

Qué sucede durante la endoscopia superior

ESG: endoscopios e instrumental microquirúrgico.

Los endoscopios para el tracto superior son dispositivos de elevadas cualidades técnicas que, además de contar con iluminación y microcámaras para la visualización del tubo digestivo, hacen posible el uso de instrumental auxiliar para realizar prácticas en tiempo real.

Es posible que, en primera instancia el endoscopista comience por administrar un anestésico local en la garganta (por lo general un spray), e incluso un sedante para ayudar al paciente a relajarse, con la asistencia de personal especializado que controla los parámetros vitales.

Luego, el individuo a estudiar se recuesta de costado sobre la camilla, y el médico inserta el endoscopio –un tubo fino y flexible– a través de la boca, para llegar al interior del esófago, el estómago y el duodeno.

El instrumento no interfiere con la respiración, y la mayoría de los pacientes considera que la endoscopia superior sólo provoca una ligera incomodidad, y muchas personas se quedan dormidas durante el transcurso del estudio.

Qué sucede después de la endoscopia superior

Después de una endoscopia superior en ESG, Santa Fe.

Una vez concluida la endoscopia superior, el paciente puede retirarse de las instalaciones de Endoscopia San Gerónimo directamente a su domicilio en compañía de un adulto de su confianza.

El paciente es controlado en la sala de recuperación del servicio de Endoscopia San Gerónimo hasta que la mayoría de los efectos del sedante o anestésico administrado hayan desaparecido y pueda moverse sin dificultad por sus propios medios.

En oportunidades se siente alguna molestia en la garganta, y también es posible que se tenga una sensación de hinchazón debida al aire introducido durante el examen para ampliar el tubo digestivo y poder visualizar mejor su interior.

A menos que se indique lo contrario, el paciente podrá comer de manera habitual una vez que se retire a su domicilio.

El médico informará de modo verbal los resultados preliminaries del procedimiento, aunque lo más probable es que deban esperarse los resultados histopatológicos –de laboratorio– de las biopsias que se hayan realizado, lo que toma varios días.

La endoscopia superior es una práctica ambulatoria típica, de modo que, concluida la conversación con el profesional, la persona se retira del centro de video endoscopia del mismo modo en que ingresó, sin necesidad alguna de internación.

Como sucede en general con las personas a las que se les administran sedantes, el paciente deberá procurar que un adulto de su entorno cercano lo acompañe hasta su domicilio y permanezca con él por precaución; si bien el individuo suele sentirse lúcido después del procedimiento, su criterio y reflejos quedan afectados en general durante el resto del día.

Complicaciones eventuales de una endoscopia superior

La endoscopia superior o EGD es un procedimiento mínimamente invasivo, rápido y seguro, en el que el cirujano endoscopista además puede resolver de inmediato y con las herramientas adecuadas cualquier problema que se presente durante el estudio.

En ciertas ocasiones, no obstante, algunos pacientes pueden presentar

  • reacción a los sedantes o anestésicos, o
  • secuelas derivadas de enfermedades cardíacas o pulmonares preexistentes.

Si bien las complicaciones posteriores a una endoscopia superior son muy poco frecuentes, es importante reconocer anticipadamente los signos de los posibles trastornos para permitir a los profesionales actuar a tiempo y disminuir sus consecuencias.

Lo primero que el paciente debe hacer es comunicarse con el médico de inmediato si después del examen experimenta

  • fiebre,
  • dificultad para tragar,
  • dolor en aumento de garganta, pecho, o abdomen,
  • sangrado (incluidas las deposiciones negras).

Siempre debe tenerse en cuenta que el sangrado circunstancial podría aparecer inclusive varios días después de realizado el procedimiento, por lo que se pide al paciente y a las personas cercanas mantenerse alertas a lo largo de ese período.

Importante
Esta información tiene como único objetivo proporcionar pautas generales para el público y no ofrece una opinión médica concluyente o definitiva.

Es necesario que cada persona consulte con su médico especialista de confianza acerca de su caso específico.

Publicado en Diagnóstico, Endoscopia digital, Esófago-estómago-duodeno, Tecnología médica, Tratamiento y etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .