Preparación para endoscopia digestiva baja

Qué precauciones tomar antes de una endoscopia digestiva baja

ESG · Preparación para endoscopia digestiva baja: colon-recto.

La endoscopia digestiva baja, endoscopia inferior o genéricamente colonoscopia estudia el tracto colon-recto mediante un endoscopio dotado de una videocámara y un catéter para ejecutar maniobras directas sobre la mucosa digestiva.

La endoscopia digestiva baja, endoscopia inferior, endoscopia colorrectal o –genéricamente– colonoscopia, en cualquiera de sus modalidades, es un estudio que se realiza en un período relativamente corto de tiempo, que oscila entre los 15 y los 45 minutos. Ocasionalmente puede demandar más tiempo, si es preciso realizar procedimientos adicionales.

En el caso del tramo colon-recto, los tipos de endoscopia comprenden:

  • colonoscopia, que abarca la totalidad del segmento colon-recto
  • sigmoideoscopia (o sigmoidoscopia), que se limita al colon sigmoideo
  • rectosigmoideoscopia (o rectosigmoidoscopia), que comprende al colon sigmoideo y el recto
  • rectoscopia, que estudia sólo la ampolla rectal
  • anoscopia, que se restringe a la parte más baja del colon

Se trata de un estudio ambulatorio (el paciente ingresa y se retira por sus propios medios) cuyo requisito más importante es que el tubo digestivo esté libre de alimentos y residuos (de no suceder así, puede ser imposible realizar el procedimiento).

Ni antes, ni durante la endoscopia se administran medicamentos al paciente por ninguna vía, con la excepción de sedantes para tranquilizarlo y evitarle molestias, que pueden ir desde ansiolíticos suaves a anestésicos de diversos grados.

Dado que debe completarse una serie de pasos previos y preparar al paciente para efectuar el estudio, es necesario que éste se presente entre 20 y 30 minutos antes de la hora programada para la iniciación de la endoscopia, acompañado de un adulto de su confianza.

Como todo estudio médico, la endoscopia digestiva demanda además ciertas precauciones y consideraciones para que se lleve adelante en forma satisfactoria, tal como se describe a continuación.

Preparación para endoscopia digestiva baja

Antes de concurrir al estudio, es imperioso seguir las instrucciones sobre:

  • Alimentación y purgado
  • Medicamentos
  • Alergias
  • Enfermedades preexistentes
  • Hábitos
  • Embarazo y lactancia

Antes de comenzar el estudio, deben tenerse en cuenta las recomendaciones acerca de:

  • Vestimenta
  • Documentación
  • Compañía

El endoscopista, y en parte el anestesiólogo, son los médicos de cabecera dentro de la sala de endoscopia, y por ello deben conocer todo sobre el paciente y su estado de salud general previo al inicio de la práctica.

Otros factores importantes son la edad, el peso corporal, la medicación que recibe, las horas de ayuno, etc., tanto como el tipo de endoscopia que se llevará a cabo.

En la consulta preanestésica se realiza un interrogatorio, un breve examen físico, y se revisan los exámenes complementarios e interconsultas necesarios para efectuar la endoscopia sin sobresaltos.

No todas las evaluaciones preanestésicas se hacen fuera de la sala de endoscopia o del quirófano: algunas veces se realizan directamente dentro mismo, antes de que comience la sedación.

Esta valoración del paciente permite enfrentar el procedimiento endoscópico en las mejores condiciones posibles para cada caso individual.

ESG: Preparación para endoscopia digestiva alta.

La preparación para endoscopia digestiva baja es muy sencilla y no exige mayores cambios en los hábitos diarios del paciente, aunque sí es precisa cierta rigurosidad.

Antes de concurrir al estudio

El servicio de Endoscopia San Gerónimo (ESG) entrega al paciente un instructivo en el que se detallan las indicaciones que deben tenerse en cuenta, y la forma de prepararse para el estudio endoscópico, lo que depende de cada paciente y de la modalidad del procedimiento.

Como norma general, sin embargo, es posible adelantar una serie de precauciones y recaudos que deben tomarse antes de concurrir al estudio, y las razones para hacerlo.

Alimentación

Preparación para endoscopia digestiva baja: alimentación.

Es fundamental que el tracto digestivo se encuentre libre de restos de alimentos, tanto para mejorar la visualización del revestimiento interno, como para evitar el vómito eventual del paciente.

El video endoscopio sólo puede capturar correctamente las imágenes del tubo digestivo con la condición de que éste se encuentre totalmente vacío y limpio; de lo contrario, el estudio podría fracasar por completo.

El servicio de ESG proporciona un instructivo detallado sobre la conducta alimentaria a seguir en los días previos para conseguir la limpieza absoluta del intestino; se solicita encarecidamente al paciente:

  • No consumir ningún tipo de alimentos sólidos 2 ó 3 días antes del examen
  • Realizar una dieta sin fibra (evitar frutas, verduras, legumbres, cereales) durante los 3 días previos a la endoscopia de colon-recto
  • Beber líquidos claros en abundancia (agua, té o café muy liviano, caldos desgrasados, gelatina, hidratantes para deportistas sin colorantes, jugos de frutas filtrados) los 3 días previos a la endoscopia
  • Tomar un laxante según la prescripción del servicio de ESG para vaciar el intestino, acompañado de por lo menos 2 litros de líquidos claros –preferentemente agua pura– repartidos antes y después de ingerir la preparación
  • Acudir en ayuno absoluto (lo que implica que no debe ingerirse ni siquiera agua) a contar desde al menos 8 horas antes de la exploración endoscópica
Muy importante

Los pacientes con antecedentes de insuficiencia renal u otras enfermedades relacionadas con los riñones, hipertensión arterial, o enfermedades hepáticas crónicas, deben informarlo con anterioridad al servicio de Endoscopia San Gerónimo para recibir una indicación especial respecto al preparado laxante a administrar para purgar el intestino.

Puesto que se requiere la máxima limpieza del tubo digestivo, el paciente deberá evitar la retención de materia fecal y evacuar por completo las heces, con la precaución de hidratarse convenientemente hasta el momento en que inicie el ayuno absoluto de 8 horas.

Al administrarse sedantes y anestésicos para evitar molestias al paciente, la consecuencia inmediata es que se alteran los reflejos y las defensas del organismo, razón por la cual es indispensable el ayuno absoluto antes y después del procedimiento, para evitar la broncoaspiración (el ingreso del vómito a la vía respiratoria).

Por todo ello, lo más importante en materia de alimentación es que el paciente no haya ingerido sólidos ni líquidos durante las 6 a 8 horas anteriores al examen, tal como se consigna en el instructivo individual, condición que deberá extenderse hasta las 2 horas posteriores a su egreso. También se prohíbe fumar o mascar chicle durante todo ese período.

Medicamentos

ESG: Preparación para endoscopia digestiva baja y medicamentos.

El servicio de Endoscopia San Gerónimo provee instrucciones precisas respecto al consumo de medicamentos antes del procedimiento: es fundamental que el paciente comunique todos los detalles de la medicación que toma.

Es fundamental que el paciente informe todos los medicamentos que utiliza, ya sea en forma periódica, como temporaria o eventual.

La mayoría de la medicación puede tomarse sin ningún problema con al menos 12 horas de anticipación al estudio, pero es obligatorio informar al servicio de Endoscopia San Gerónimo al respecto:

  • Si el paciente es diabético y usa insulina o medicación por boca, debe recordar que estará en ayuno durante varias horas, y es prudente no usar esos fármacos hasta después de finalizada la endoscopia; de todos modos, para tomar cualquier determinación debe consultar con su médico clínico o especialista en diabetes.
  • Si toma ácido acetilsalicílicoaspirina en cualquiera de sus presentaciones– de forma diaria o esporádica, es fundamental que el endoscopista lo sepa.
  • Si se le administran antibióticos (por ejemplo, para someterse a procedimientos odontológicos) debe informarlo antes de realizar la endoscopia.
  • Si está medicado con anticoagulantes (por ejemplo, acenocumarol, heparina o warfarina) deberá concurrir sin falta al hematólogo para recibir instrucciones al menos una semana antes de la fecha del turno de la endoscopia.

Con frecuencia se pide al paciente sólo que deje de tomar medicamentos que afecten la coagulación sanguínea o interactúen con los sedantes que generalmente se administran durante la endoscopia, lo que a veces requiere una interconsulta con los profesionales que indicaron la medicación.

Los fármacos que pueden prohibirse antes de una endoscopia digestiva inferior, y por indicación expresa, incluyen:

  • antiinflamatorios no esteroides como la aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno (deberían suspenderse al menos 3 días antes del estudio, con conocimiento del médico que los recetó)
  • anticoagulantes sanguíneos como las heparinas, el acenocumarol, la warfarina, el clopidogrel (deberían suspenderse al menos 1 semana antes del estudio, con conocimiento del hematólogo tratante)
  • medicamentos para la presión arterial (sólo deberían suspenderse por indicación cardiológica directa y expresa)
  • medicamentos para la diabetes 
  • antidepresivos 
  • suplementos dietarios (en particular los que contienen hierro)

Alergias

Preparación para endoscopia digestiva alta: alergia a medicamentos.

Es indispensable que el paciente informe sobre toda alergia a los medicamentos y sobre condiciones médicas como enfermedades cardíacas o pulmonares y presencia de prótesis dentales.

Es muy importante que el servicio de ESG sepa si el paciente padece algún tipo de alergia a medicamentos y a cuáles, para poder prevenir un shock autoinmune.

Las reacciones adversas –indeseables o inesperadas– a los fármacos son relativamente comunes; pueden ir desde una irritación, o efectos secundarios leves (tales como náuseas y vómitos), hasta una anafilaxia potencialmente mortal.

La mayoría de las alergias farmacológicas causan efectos colaterales menores, pero es deseable que no se produzcan durante un procedimiento endoscópico.

Los fármacos causantes de alergias más comunes suelen ser:

  • los anticonvulsivos
  • la insulina
  • los medios de contraste para rayos X yodados
  • la penicilina y los antibióticos conexos
  • las sulfamidas
  • ciertos anestésicos

Algunas reacciones adversas a los fármacos se consideran “idiosincráticas”, es decir: la reacción es un efecto inusual del medicamento sobre la persona, que no se debe a un efecto químico predecible del fármaco.

Enfermedades y trastornos preexistentes

Preparación para endoscopia digestiva baja: enfermedades preexistentes.

Las enfermedades preexistentes constituyen factores decisivos para la realización de cualquier procedimiento endoscópico y determinan la modalidad de abordaje.

Para el servicio de Endoscopia San Gerónimo es fundamental conocer el estado de salud general del paciente, dado que así pueden tomarse todas las medidas necesarias para la realización de una endoscopia digestiva en condiciones óptimas.

El cuestionario que el paciente debe completar lo interroga acerca de si ha sufrido o sufre:

  • presión arterial elevada (hipertensión),
  • lesiones cervicales significativas que impidan la introducción del endoscopio,
  • alguna enfermedad cardiovascular (arritmias, hipotensión, insuficiencias, etc.),
  • trastornos de coagulación sanguínea (hematomas frecuentes, sangrado fácil o profuso, bajo número de plaquetas)
  • alguna enfermedad pulmonar o respiratoria,
  • diabetes o hiperglucemias,
  • hepatitis y de qué tipo,
  • patologías intestinales agudas o lesiones susceptibles de empeorar con la endoscopia,
  • alguna enfermedad renal,
  • alguna enfermedad neurológica (epilepsia, convulsiones, lipotimias, desmayos),
  • alguna enfermedad de transmisión sexual (ETS: sífilis, sida, etc.),
  • alguna enfermedad contagiosa.

Es muy importante que el paciente mencione además si ha realizado controles médicos y análisis, el tiempo transcurrido desde la última vez y, en lo posible, acerque los resultados de los chequeos más recientes.

También es preciso conocer si ha sido operado alguna vez, cuándo, de qué, y si ha tenido algún problema con los anestésicos. Quienes hayan sido sometidos a operaciones o incisiones abdominales probablemente no puedan realizarse el estudio.

Hábitos

Preparación para endoscopia digestiva baja: hábitos y costumbres.

En la preparación para endoscopia digestiva baja es preciso que el servicio de Endoscopia San Gerónimo conozca los hábitos y costumbres del paciente que pueden significar una diferencia en las modalidades del estudio.

El consumo de alcohol, tabaco y otras sustancias estimulantes afecta al organismo igual o más que una medicación corriente.

Los efectos sobre el hígado, el corazón y los pulmones pueden hacer que la realización del estudio endoscópico y la administración de sedantes afecten al paciente de un modo distinto al habitual que entrañe riesgos.

Resulta indispensable que el servicio de ESG conozca esta información –que permanece en la más absoluta confidencialidad bajo el secreto profesional– para protegerlo de eventuales efectos adversos.

Es comprensible que el paciente sea reticente a comentar estos temas, pero debe ser consciente de que puede poner en peligro su propia seguridad.

El cuestionario que el paciente debe completar lo interroga acerca de si:

  • fuma o ha fumado, cuánto y durante cuánto tiempo,
  • bebe o ha bebido alcohol en cantidades superiores a los 500 cm³ diarios y durante cuánto tiempo
  • consume o ha consumido drogas estupefacientes (heroína, cocaína, anfetaminas, etc.)

Embarazo y lactancia

Preparación para endoscopia digestiva baja: embarazo y lactancia materna.

Cualquier mujer en edad fértil debería cerciorar que no se encuentra embarazada antes de realizar un estudio endoscópico y, se ser así, tendría que realizar una consulta para mensurar la conveniencia del procedimiento.

Es fundamental que el servicio de ESG conozca si una paciente que será sometida a endoscopia está cursando un embarazo o amamantando, para brindarle los cuidados especiales diferenciados que demanda su estado.

Lo óptimo sería que, ante la posibilidad hipotética de encontrarse en estado de gravidez (por remota que sea) o si existen signos presuntivos (amenorrea –falta de menstruación– mareos, naúseas, somnolencia, fatiga), se realice un test fiable antes de someterse al estudio.

Si bien no es recomendable realizar una endoscopia en ningún momento a lo largo del embarazo, el mayor riesgo siempre se sitúa dentro de las primeras 12 semanas a partir de la implantación del óvulo.

Durante el embarazo

En general, debe evitarse la realización de una endoscopia digestiva baja durante el embarazo, excepto que los beneficios de hacerla sean mayores que los riesgos, lo que dependerá del criterio médico.

En el caso de efectuarse, debe hacerse sin sedación, o con la mínima sedación posible, lo que quedará a consideración del anestesista en acuerdo con el endoscopista, quienes decidirán el tipo de técnica y de drogas a administrar.

Durante el puerperio y la lactancia

No hay contraindicaciones para la endoscopia digestiva baja en una mujer que esté amamantando, ya que los sedantes y anestésicos administrados no suponen riesgo alguno para el lactante, a menos que curse un cuadro de problemas respiratorios graves.

De todas maneras, es preciso que la paciente comprenda que, al pasar un período prolongado de ayuno completo, es recomendable interrumpir el amamantamiento durante esas horas hasta recuperar el ritmo normal de vida.

Antes de comenzar el estudio

La endoscopia digestiva baja, salvo indicaciones en contrario, es un estudio de tipo ambulatorio (no requiere internación), de modo que el paciente ingresa y se retira por sus propios medios.

Vestimenta

No se requiere ningún tipo de ropa en especial, pero se recomienda aquella que resulte más fácil de sacar, dado que para el estudio será necesario quitar parte o la totalidad de la vestimenta y el calzado para colocar la indumentaria esterilizada propia del estudio (bata, cofia y botas).

Es imprescindible que el paciente acuda al estudio sin joyas (anillos, pendientes, pulseras) ni piercings; si usa lentes de contacto, es preferible que se los quite en su domicilio y arribe al servicio de ESG con gafas.

Documentación

El paciente debe concurrir al servicio munido de una documentación básica:

  • Documento de identidad
  • Orden autorizada para la realización del estudio
  • Consentimiento informado completo

Compañía

Preparación para endoscopia digestiva baja: retirarse en compañía de un adulto.

Toda persona que se ha realizado una endoscopia en ESG debe abandonar las instalaciones en compañía de un adulto de su confianza y no conducir al menos hasta el día siguiente.

Para realizar una endoscopia es necesario sedar al paciente y, en ocasiones, aplicar anestesia: por eso es conveniente que llegue y se retire acompañado de una persona adulta de su confianza.

Si bien se trata de un estudio ambulatorio, el paciente necesita de la asistencia mínima de otra persona durante el período de recuperación de los efectos sedantes, para evitar los inconvenientes propios de los reflejos disminuidos.

Cualquier tarea que requiera concentración total, como conducir o manipular cualquier tipo de maquinaria, no debe hacerse después de una endoscopia hasta que las consecuencias de los sedantes hayan desaparecido por completo, lo que puede demandar varias horas; el consejo es no hacerlo hasta el día siguiente al estudio.

Importante

Esta información tiene como único objetivo proporcionar pautas generales para el paciente y su entorno afectivo, pero no ofrece una opinión médica concluyente o definitiva, ni constituye una indicación respecto al proceder a seguir.

Es necesario que cada persona consulte con el servicio de Endoscopia San Gerónimo acerca del caso específico de su estudio, con conocimiento del médico que lo solicitó.